Machismo en la red

Machismo

En fechas recientes, varias investigadoras que trabajan en sus tesis doctorales o en informes y estudios diversos han contactado con nuestra asociación, buscando que les facilitáramos documentación o acceso a material que pudiera obrar en nuestros archivos. Hace ya un par de años que iniciamos la árdua tarea de recopilar algunas publicaciones, informes y estudios, además de material audiovisual, al objeto de crear un pequeño centro de documentación. Cierto es que sobre esta materia tan importante para nosotras apenas hay bibliografía, aunque en los últimos años se han elaborado diversos estudios de gran interés.

Con ese fin, hemos rastreado un poquito la red, incluidos servicios como YouTube, en busca de material con el que nutrir este pequeño espacio que citábamos. Y aunque ya conocíamos de la existencia de contenidos cuando menos poco afortunados, la verdad es que vídeos como el de la foto superior claman al cielo. No hace falta rebuscar para dar con estas “joyas”: de hecho, figuran siempre entre los primeros resultados cuando hacemos una búsqueda sobre mujer y deporte.

¿Y qué sucede si cambiamos nuestra búsqueda por “hombre y deporte”? No, no nos aparecen los glúteos de un fornido deportista, sino contenidos como éste de la imagen:

deporte masculino

U otros que nos muestran a los mejores deportistas de la historia, o a los que más dinero ganan en la actualidad. Es decir, la práctica deportiva masculina se asocia a las “emociones fuertes”, al éxito, al reconocimiento social, al triunfo o a la riqueza, en tanto que el deporte femenino parece abocado y limitado a mostrar la fisonomía de las mujeres que lo practican, careciendo de cualquier otro valor a tenor de lo que muestran las imágenes.

Es lamentable y muy frustrante que todo el esfuerzo, sacrificio, dedicación y constancia con el que millones de mujeres entrenan a diario en todo el mundo, aspirando a ocupar una plaza en algún podium quede eclipsado por tan burdas imágenes. Años de preparación física, aprendizaje de técnicas y estrategias, superación de dificultades económicas, familiares o laborales, y los enormes esfuerzos que conlleva conciliar estos tres ámbitos merecen un justo reconocimiento y recompensa, al que desde luego no contribuyen las numerosas “perlas” que pululan por internet como la citada más arriba.

Desde luego, mujeres y hombres son representados de modos y con valores asociados muy diferentes, fiel reflejo de lo que sucede en la vida real, y que nos evidencian, una vez más, que, a pesar de los grandes avances logrados en materia de igualdad, queda aún un largo camino por recorrer.

Deja un comentario

Archivado bajo Asociación Aspasia Elkartea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s